Boinas de lana

¿Cómo se hace una boina? Historia y curiosidades sobre este complemento de moda

Las boinas son ideales para resguardarse del frío en invierno. Hoy están muy de moda. Sin embargo, este complemento tiene cientos de años de antigüedad. El primer registro que se tiene de la boina data del año 2.000 a.c. En una figura de bronce aparecía representado un hombre originario de Cerdeña con una boina como la conocemos hoy. En España, son típicas de las regiones del norte: Galicia, Asturias, País Vasco y Aragón. Cada año se producen más de 200.000 unidades, en función de la demanda del sector. Te contamos muchas más curiosidades que desconocías sobre las boinas.

¿Cuál es el origen de las boinas?

La misteriosa actriz Marlene Dietrich, la siempre elegante Coco Chanel, el revolucionario Che Guevara, el genial director Billy Wilder, el encantador de palabras Günter Grass… Todos estos personajes tienen en común el uso de la boina. La usaron y popularizaron durante el siglo XX. Hoy la usan hombres y mujeres, sin distinción de clases: desde campesinos hasta las clases más pudientes, intelectuales y como no, influencers.

Su forma poco o nada ha cambiado: circular u ovalada, con rabillo o txortena y preferentemente de lana. Quizás, la boina francesa, bonnet, es la que más glamour ha aportado en nuestro imaginario. También, su uso se popularizó entre el ejército: boinas verdes, boinas azules, boinas rojas… Pero, ¿desde cuándo usamos la boina? ¿Cuál es su verdadero origen?

La boina actúa como un invernadero donde las ideas se desarrollan sin los rigores de la helada ni las sofocacciones del calor”, escribía Manuel Rivas en su libro Un espía en el Reino de Galicia.

Las boinas, su historia y orígenes

Si indagamos un poco en la historia de la boina, encontramos que este elemento es casi tan antiguo como la humanidad . El primer registro que se tiene es del año 2.000 a.c. De esta época es una figura de bronce que representa a un hombre con una boina. Más tarde, en Dinamarca y Carniola (Austria) se encuentran respectivamente un sepulcro con un cadáver que porta una boina y una vasija de bronce con varios hombres con boinas. En los siglos sucesivos, la boina nos acompaña de diferentes formas.

En el siglo XIII, Alfonso X (El Sabio) incluía en sus Cantigas representaciones de hombres con boina. También, en el siglo XVI, encontramos hombres con boina en las pinturas de Holbein , que retrató al Conde de Surrey y al poeta Nicholas Bourbon de Vandoeuvre con sendas boinas, muy semejantes a las actuales. En el siglo XIX, la boina formó parte del uniforme de los combatientes en las guerras carlistas y también escritores como Zola hicieron de ella su seña de identidad.

Historia de las boinas

La boina en el siglo XX hasta la actualidad

En el siglo XX, la boina también se popularizó en el ámbito artístico y en el deporte . A principios del pasado siglo, los tenistas Jean Barotra y René Lacoste la incluyeron en sus partidos para jugar la copa Davis.

En la década de los 40 del siglo pasado, la generación beat (Jack Kerouack, John Clellon holmes, Allen Ginsberg, Timothy Leary, Neal Cassady y William Burroughs) utilizaron boina, aunque también otros tipos de sombreros. Simone de Beauvoir y Ernest Hemingway también. Y el personaje de Dunaway en la película Bonnie y Clyde la hizo popular. En los 70, Johnny Rotten, de Sex Pistols, fue muy fan de este complemento. En la actualidad, en el ámbito internacional, los japoneses utilizan este complemento dentro de lo que se conoce como ‘harajuku’ , es decir apuestan por versiones más llamativas de este complemento, customizándolas con todo tipo de accesorios.

En España, algunos personajes característicos que usaron boina son el gallego Ramón Cabanillas o el malagueño, Pablo Picasso. También la llevó el humorista Gila. Hoy son populares en las regiones del norte: Galicia, Asturias, Aragón y País Vasco.

Boinas

¿Con qué material están hechas las boinas?

La mayoría de las boinas están hechas de lana. La lana es perfecta para tejer. Además, absorve vapor de agua en una atmósfera húmeda y la pierde en una seca. Sus hebras son elásticas, flexibles. La lana puede alargarse hasta un 50% de su longitud sin romperse.

Para confeccionar una boina,  es necesario procesar la lana mediante la acción de diferentes químicos.  Por su naturaleza, la lana es susceptible al daño de los álcalis debido a la proteína de la lana, que recibe el nombre de queratina. La queratina se caracteriza por su finura y elasticidad. Tras la acción de diferentes ácidos concentrados, como el sulfúrico y nítrico, que provocan desdoblamientos y descomposición de la fibra, se carboniza la materia vegetal adherida a las fibras. El proceso de carbonizado da mayor textura a las telas de lana. A continuación, se efectúa la centrifugación de la lana y el residuo carbonizado se retira en forma de polvo, golpeando mecánicamente con el abridor-batidor. Luego se neutraliza con lejía de sosa cáustica.

La mayoría de los solventes orgánicos, usados comúnmente para limpiar y quitar manchas de los tejidos de lana, son seguros en el sentido que no dañan las fibras de lana. Para que la boina se confeccione en las mejores condiciones es fundamental utilizar una lana de la mejor calidad posible. Por ejemplo, las lanas 100% merino. Una vez trabajada y tejida la lana, se realiza un proceso mediante el cual la lana pasa a ser fieltreada. De ahí su aspecto característico: suave, poroso y sobre todo, calentito.

Materiales boinas lana

¿Cómo se hace una boina?

Hoy en día los procesos de producción de las boinas son mucho más mecánicos que antaño. Por ejemplo, la lana ya no se procesa, sino que se trabaja directamente con la lana preparada. Antiguamente se hacían a mano y de una sola pieza, como las medias. Más adelante en telares circulares. Y ahora se suele hacer en telares rectilíneos en varias piezas. Estos telares están integrados por sectores circulares que luego se unen en una sola pieza.

Primero se teje la boina realizando una especie de círculo sin llegar a unir los dos lados. A continuación, se remalla para que la boina adopte su forma característica.  El remallado es la unión de los dos lados (ver imagen derecha) y es uno de los procesos más complicados de todo el proceso de fabricación. Es importante que el operario/a que se encarga de remallar domine bien la técnica para evitar fallos.

Remallar la lana de la boina
  • Tras el remallado, se cose de forma manual el agujero central y se termina en el rabillo.
  • La siguiente fase es la del batanado. En el batán, se mezcla la lana con componentes químicos mediante una acción mecánica de martillos movidos por cigüeñales.
  • Para dotar a la boina de color, en los batanes se hace el teñido. Una vez batanadas, se moldean para cada tipo de boina. Se calientan de nuevo las boinas en un tipo de estufa para que la fibra esté blanda. Se introduce un molde de madera y se calienta durante 2 horas para que las boinas se sequen en su talla respectiva.
  • Después llega el apresto, cuya función es levantar el pelo de la boina para después cortar el pelo sobrante en la fase de tundido.
  • Finalente se corta el rabillo a una dimensión adecuada.
Proceso fabricación boinas

¡Customiza tu boina!

Personalmente, me gustan mucho los gorros, en general, y las boinas, en particular. Tengo muchas de diferentes colores. Verde, amarillo, negro, azul klein, granate,… Gracias a un taller impartido por el Club Museo A Mano, realizado en el Museo del Traje (Madrid) realizamos una customización de nuestras boinas. Las boinas fueron cedidas por uno de los referentes en la fabricación de boinas en España, Boinas Elosegui. Solo puedo decir que son muy suaves, calentitas y muy gustosas. Desde aquí, ¡muchas gracias! Y si tú también te atreves a customizar la tuya, envíame una imagen con el resultado.

Boinas customizada
Sin comentarios

Disculpa, el formulario para comentarios está cerrado en este momento.